Qué es el Crohn y la Colitis Ulcerosa

ENFERMEDAD DE CROHN:
La enfermedad de Crohn es una enfermedad autoinmune, inflamatoria y crónica, que puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca al ano.
Evoluciona en brotes (fase activa) de intensidad y duración muy variable, alternando con remisiones (fase inactiva) de duración tambien variable.

Descubrimiento de la enfermedad
El primero que describió la enfermedad como tal fue un médico de los EE.UU. llamado Burrill Crohn, en 1932

Manifestaciones
Las manifestaciones más frecuentes son las intestinales, y dependen de la localización y de las complicaciones: dolor, diarreas con o sin moco y sangre, a veces estreñimiento, fisuras y úlceras, cansancio, falta de apetito, fiebre, pérdida de peso y vientre hinchado.
También hay manifestaciones fuera del intestino (extraintestinales) como, inflamación de los ojos, dolor de las articulaciones, placas rojas en la piel, piedras en el riñón o la vesícula. 

Cirugía
Solamente es necesaria cuando el tratamiento con fármacos fracasa o cuando hay una complicación muy severa. La cirugía no cura la enfermedad definitivamente.

COLITIS ULCEROSA:
La colitis ulcerosa es una enfermedad autoinmune, inflamatoria y crónica del intestino grueso (colon). De causa desconocida, evoluciona en brotes de intensidad y duración variable.

La Colitis Ulcerosa y la enfermedad de Crohn se denominan Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

Manifestaciones
Los síntomas más frecuentes son: diarreas, con moco y sangre, fiebre, dolor de vientre, pérdida de peso, debilidad. A veces hay estreñimiento. También dolores articulares, piedras en el riñón o vesícula, manchas en la piel e inflamación en los ojos.

Diferencias entre enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa
La principal diferencia es la zona de afectación.
Todavía no se ha encontrado la causa aunque se sabe que son enfermedades autoinmunes y, por el momento, no son curables.

Causas de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII):
Intentar encontrar las causas que expliquen el origen de las diferentes variantes de la EII ha sido (y es) el objetivo del trabajo de muchos científicos durante muchos años. No hay una sola causa que explique el origen de estas enfermedades.
Sí sabemos que quizá sea una conjunción de múltiples factores la que cause la enfermedad. Se ha buscado algún microorganismo como agente causal, sin haberse encontrado ninguno clara y directamente relacionado con la génesis de estas patologías. Tampoco los factores medioambientales nos han ofrecido un único elemento al que podamos culpar de la aparición de estas enfermedades.


Genes de susceptibilidad
La EII se ha relacionado con múltiples genes de susceptibilidad (genes que si están presentes determinan un riesgo mayor de tener la enfermedad). Alguno de ellos son comunes a las dos entidades y otros lo hacen de forma independiente; así mismo, parece que hay otros genes relacionados con la gravedad y la extensión de la inflamación.
En la actualidad no se puede explicar el origen de la enfermedad por la existencia de un solo gen alterado; los factores genéticos son múltiples y actúan a distintos niveles.

Factores inmunológicos
La teoría intenta explicar el origen de estas enfermedades de la siguiente manera: un posible agresor microbiano (intestinal), activa a las células inmunes de nuestro intestino, y estas células desencadenan una respuesta defensiva. El problema surge porque los pacientes con EII se caracterizarían por sus respuestas inmunes exageradas, y en vez de eliminar al agresor, y luego quedarse tan tranquilas, se dedicarían a mantener una defensa perpetua en el intestino, o lo que es lo mismo, un estado de inflamación que sería lo que a la larga más perjudicaría al enfermo.
Hay múltiples investigaciones que corroboran estas afirmaciones. También se ha visto que los tratamientos dirigidos a disminuir la actividad del sistema inmune (inmunosupresores: corticoides, azatioprina, anti-TNF) consiguen la mejoría de los pacientes en muchos casos. Por lo tanto, parece evidente que aunque no haya un factor genético exclusivo implicado en el origen de estas enfermedades, sí está claro que hace falta que "algo" falle en el sistema inmune para que pueda aparecer la enfermedad.

Mycobacterium paratuberculosis
Los datos más recientes acerca de la posible relación entre un microbio (Mycobacterium paratuberculosis) y la EC son contradictorios. Algunos autores han encontrado muestras de dicho "bichito" en el intestino de las personas enfermas de EC, pero otros no han encontrado ni el mínimo resto de dicho bicho en ninguna de las muestras analizadas.


Conclusión: No hay una sola causa que produzca cualquiera de las variantes de EII. Estas enfermedades aparecen en individuos genéticamente predispuestos en los que la conjunción de factores ambientales exteriores y las bacterias intestinales producen una respuesta inflamatoria intestinal anómala que se perpetúa en el tiempo, produciendo la enfermedad.
 
Dr. Venancio González Lara
Dr. Ignacio Marín Jiménez
Dr. José Lázaro Pérez Calle

Dr. Javier Molina Infante
Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal
Hospital General Universitario Gregorio Marañón
Madrid, Noviembre 2002