(Involuntario) Centro del universo

Este relato escrito por Rosi Puelles fue el ganador en 2016 del V Certamen CrohninCol convocado anualmente por ACCU España.

En breve se publicarán las bases para participar en el próximo certamen. 

(INVOLUNTARIO) CENTRO DEL UNIVERSO

Sara, la enferma, tiene doce años:

Mimos. Me gustan los mimos. Necesito que me den mimos. Como a los niños pequeños. Como a los abuelos viejitos. Como a los enfermos cuando les duele. En realidad, como a todo el mundo… ¿Vas a decirme acaso que a ti no te gusta que te mimen? Lo que pasa es que parece que hay que tener un motivo para que nos den mimos. Es algo que, si no hay una justificación, no se ofrecen. Porque es de blandos pedir mimos. Pero cuando el dolor me llega, me vuelvo blanda. Blanda con necesidad de mimos…

Su padre, Fernando, trabajador de Michelin:

Hoy Sara tiene consulta. ¿Qué hora es?. ¡Joder, las doce! Qué raro que Raquel no me haya mandado ningún mensaje… Tal vez lleven retraso. Al médico se sabe cuándo se entra, pero nunca cuándo se sale. Esta chiquilla… ¡qué valiente que es! A ver si nos dan buenas noticias esta vez, que llevamos una racha… La próxima visita al especialista me toca a mí llevarla. Están los tiempos como para pedir permisos… A Raquel ya le han tirado alguna que otra puntada en la boutique...

La madre de Sara, Raquel, trabaja en una tienda de ropa:

Vamos Sarita, hija, que se nos va el bus y tenemos que esperar otros diez minutos más. ¿Sigues cansada, mi amor?. Ya verás cómo, con unas vitaminas y poco más se soluciona todo. (No quiero ni pensar que tengamos que volver de nuevo… ya me ha insinuado la encargada que estoy abusando de los permisos para visitas médicas. ¡Qué tía!, claro que, como ella no tiene hijos,… bueno, por no tener, ¡no tiene ni pareja!).

Mira, ahí va el número 6! No pasa nada, cogemos un taxi y llegamos antes… Así, además vamos más cómodas, que a estas horas, van a tope los autobuses. ¿Te acuerdas hace tres semanas? ¡Como sardinas en lata! Y eran también las once y media.

Los resultados tienen que ser buenos, cariño. Digo yo, porque si no, nos habrían llamado antes por teléfono, ¿no?, vamos, eso pienso yo. En cualquier caso, hoy saldremos de dudas, mi amor. Ya verás como todo se va a ir solucionando poco a poco…

Su hermana pequeña, Laia:

Otra vez al hospital… ¡Seguro que lo hace para que los papás le hagan más caso! Si casi me fastidia el día que cumplí ocho años... Que me duele la tripa, que me duele la tripa,…. ¡A mí también me dolía! ¡Me comí tantos chuches! No sé, de todas formas algo le pasa... ¡No voy a ser mala! La otra noche, cuando pensaba que yo estaba dormida, le oí llorar. Bajito. Sin querer hacer ruido. Ay Sarita, ¡no sabes cuánto te quiero!. Aunque, a veces, me hagas rabiar. Aunque papá y mamá estén más pendientes de ti que de mí. Tú siempre te has ocupado de mí. Estás pendiente cuando cruzo la acera… Me llamas loca cuando corro como un perro al soltarle la correa... ¿Es por envidia? Como tú enseguida te cansas…

Su mejor amiga, Miren:

Querido diario:

Por favor, por favor, por favor,… que triste estoy. Hoy hace cinco meses que mi mejor amiga, Sara, no se encuentra bien. Ella no quiere preocuparme demasiado. Mi madre me dice que igual es que le va a venir el periodo... Raquel, la madre de Sara, siempre se pone al teléfono cuando acabamos de hablar nosotras y me dice, casi llorando, que muchas gracias por estar con Sarita. Pero, ¿qué piensa?, ¿que le voy a dejar tirada ahora que es cuando más me necesita?.

Querido diario: a ti te puedo decir que, a veces, cuando se pone tan petarda, me dan ganas de decirle: ¡Vete a paseo, Sara!,… que no hay quién te aguante… (o algo aún peor). Pero luego se me pasa el cabreo y pienso en lo buena que ha sido conmigo. Sobre todo cuando papá y mamá se separaron y lo pasé tan horriblemente mal. Ella estuvo SIEMPRE ahí. ¿Cómo voy a fallarle yo ahora?. Si no quiere ir al cine, porque le corren las tripas… pues nos quedamos en su casa o la mía viendo una peli. Y ya está. Hoy cuando charlemos a la noche para ver qué le han dicho en el hospi, que no se me olvide decirle que es MI AMIGA DEL ALMA, que eso es más que una hermana.

Su profesora de lengua y tutora Anabel:

Otro justificante de ausencia de Sara Ramos… ¡No sé yo si este curso va a poder pasarlo con normalidad! La chiquilla pone voluntad pero, claro, faltando tanto. No va a ser fácil, no… Me dijo Juanjo, el de Sociales, que no había hecho un buen examen. Además Ricardo tiene que hacerle el de Mates, que también le coincidió con hora de médico. ¡Y en las fechas que estamos! Si es que todo empezó recién iniciado el curso… A ver si tiene suerte y le dan algo para curarle de una vez. Ya me dijo su padre que hoy le daban resultados de biopsias. Vamos a ser positivos. Es una niña tan responsable. Una de las mejores alumnas: exigente consigo misma, disciplinada, colaboradora,… Bueno, voy a guardar esto en su expediente…

Ramón, el doctor Lasaga, es su médico de familia:

Que no se me olvide llamar a última hora a los Ramos, a ver qué les han dicho en Digestivo. Por cierto, voy a mirar en su Carpeta de Salud por si han colgado los resultados anatomopatológicos. No sé yo, si no andamos despistados,…

¡Mierda! Mira que lo sospechaba,… ¡una inflamatoria! Con toda la clínica que presentaba… pero no había sangre… ¡y los otros síntomas eran tan variables cada vez! ¡Qué complicado! ¡Pobre chiquilla! Por otra parte, me alegro de tener ya diagnóstico. Con la fuerza de voluntad que tiene esa pequeña va a poder con todo.

A ver cómo lo recibe la familia... Aunque sea terrible, por la edad de Sarita, tenemos la gran suerte de no parecer que sea un brote muy virulento. Histológicamente no es tampoco extenso, ni profundo…. Bien!!

Roxana es la portera suplente en balonmano:

¡Qué bien! Mientras Sara siga mala, no tengo rival en la portería. Dicen que es mejor portera que yo. Si no me dejan jugar ni un partido cuando está ella. ¿Cómo saben que ella es mejor?. Por mi parte, ya le puede durar lo que tiene para siempre. Para mí, eso es lo mejor que le puede pasar… ¡Que se fastidie! Cómo me fastidia que vayan a chocarle los cinco cuando acaban los partidos… Si ganamos será porque el equipo mete goles, ¿no? Pero no, ella es siempre la protagonista... ¡¡La odio, la odio, la odio!! Y le deseo lo peor!!!

(Tras la consulta)

Miriam, la enfermera del Servicio de Digestivo:

Sara!! Valiente!! Bueno, poco que añadir a lo que te ha dicho el doctor. Sabemos que eres una chica fuerte y que tienes muchos apoyos, ¡así que úsalos! Todos los que te quieren van a estar ahí, siempre. Toma esta cuartilla donde tienes nuestros teléfonos directos. Y lo que te ha dicho el doctor: ante la menor duda, llámanos. Y, espero que no pero, si te encuentras mal, vais directos a la sexta C. Sin pasar por Urgencias, ¿vale? Siempre habrá alguien del equipo de inflamatoria que te va a atender bien.

Y ahora, estos folletos Sara. Son de la Asociación. ACCU, se llama. Ahí están todas las referencias. Allí vas a encontrar a gente que ha pasado, que está pasando por lo mismo que tú. Realizan actividades de todo tipo: charlas médicas, clases de relajación, excursiones, asambleas a nivel nacional,… Ahora te van a ayudar. Van a aclarar muchas sino todas vuestras dudas. Contacta con ellos y ya me contarás en la próxima consulta, ¿de acuerdo?

Sara:

Tengo un poco de miedo… no voy a engañarme. Pero también estoy contenta. Sentimientos contradictorios, lo sé. Pero una cosa es verdad: al fin, tras cinco meses de andar de un especialista a otro, ya sé que lo que me pasa tiene un nombre y, más importante, tiene un tratamiento. Vale, me va a acompañar siempre, pero, con todas las personas que me quieren, que están a mi alrededor, que giran en torno a mí cuando yo me desplazo… ¿¿quién tiene miedo a una inflamatoria??

Eso sí, ¡¡quiero mimos!! Muchos, muchísimos mimos!!! Y no me tengo por blandengue pero tengo razones para que me mimen. Yo me voy a dejar mimar. Aún en… ¿cómo ha dicho el doctor?,… ah, sí! Periodos de remisión. También cuando no tenga dolores me voy a dejar mimar. Y yo también daré mimos a los que me quieren. Esto es una lucha de todos contra una: la enfermedad de Crohn.

Tags:
EII Pediátrica, Crohnincol, relatos

Categorias:
Relatos CrohninCol

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Webmaster | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2018