La boca y la enfermedad inflamatoria intestinal

 

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa también se pueden manifestar en la boca. El doctor en Odontología, Juan Francisco Peña nos habla del tema.

No es algo nuevo el conocimiento de que la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), puede dar lugar a unos signos y síntomas más allá del intestino y del aparato digestivo. Por ello, es normal que vuestro gastroenterólogo os pregunte acerca del estado general del organismo, como pueden ser las articulaciones, la piel y los ojos, así como pedir pruebas complementarias como analíticas sanguíneas de forma frecuente.

La boca es una parte del cuerpo que no está exenta de estas manifestaciones de la enfermedad, ya sea en el caso de la enfermedad de Crohn o en la colitis ulcerosa. Estas manifestaciones orales se pueden presentar hasta en el 80% de los pacientes con EII, además se debe destacar que pueden ser el primer signo de la enfermedad cuando aún no se han presentado problemas intestinales, pudiendo ser del 10% de los casos, hasta del 60% en los pacientes con enfermedad de Crohn.

Entre las manifestaciones que podemos encontrar en la boca, tenemos la estomatitis aftosa recidivante, conocida comúnmente como aftas, que son esas molestas úlceras que se reparten por la boca y que resultan dolorosas. Éstas representan la entidad más frecuente, tanto es así, que en muchos pacientes con EII es la primera manifestación no intestinal de la enfermedad. Las aftas pueden tener lugar cuando el paciente se encuentra en un brote o también cuando la enfermedad está controlada, se presenta tanto en la colitis ulcerosa como en la enfermedad de Crohn, aunque es más frecuente en ésta última.

También se puede presentar con cierta frecuencia una inflamación de los labios y de algunas zonas de la boca y de la cara, esta inflamación se conoce con el nombre de granulomatosis orofacial, y aunque no responde a ninguna causa, se ha visto presente casi hasta en el 15% de las personas con Crohn.

Existen otras lesiones que se pueden ver en la boca y que derivan mayoritariamente de la malabsorción intestinal y de los estados anémicos, que normalmente se dan con mayor frecuencia en pacientes con colitis ulcerosa. Entre estas lesiones, tenemos la queilitis angular, conocida coloquialmente como “boqueras”, éstas se mantienen en el tiempo semanas e incluso llegan a estar presente todo un mes, ya que se deben principalmente a momentos de brotes, por lo que no desaparece hasta que el paciente se encuentra mejor a nivel digestivo.

Otras manifestaciones orales que pueden aparecer, aunque en menor frecuencia, son las lesiones en adoquín, llamadas así porque normalmente aparecen en la cara interna del carrillo y con un aspecto que recuerda a los adoquines. Esta lesión que se ve en la boca se aprecia también a nivel del colon de los pacientes con EII, llegando a ser muy molestas a la hora de la masticación de los alimentos e imposibilitando la deglución.

No podemos olvidarnos, por un lado, de la caries, ya que los pacientes con EII tienen mayor posibilidad de presentar caries y perder dientes debido a esta entidad. Esto se debe a que la bacteria que causa la caries se encuentra en mayor concentración en los pacientes con EII, aunque se desconoce si es por la dieta, por cambios en la saliva u otro factor. Por otro lado, tenemos la enfermedad periodontal, que la conocemos como gingivitis y periodontitis, que también se va a presentar con mayor intensidad en pacientes con EII.

Además de estas manifestaciones bucales, existen muchas otras que se relacionan con la EII, por lo que es importante que las personas que padezcan ya sea la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, visiten a su odontólogo de vez en cuando para ayudar a controlar y prevenir estas manifestaciones de la enfermedad.

Considero de especial importancia el mantenimiento de una óptima salud bucodental en las personas con EII, recordemos, ya que en ocasiones no le prestamos la suficiente atención, que el primer paso de la digestión comienza en la cavidad oral, por lo tanto, cobra especial importancia en estos pacientes el tener unos dientes y una boca sana. Para ello, basta con acudir a su odontólogo cada 6 meses y tener una correcta higiene bucodental.

Autor: Dr. Juan Fco. Peña Cardelles. Odontólogo, especialista en Medicina Oral.

Texto publicado originalmente en la revista Crónica #111 de septiembre del 2017 disponible en el Área de socios.

Tags:
Juan Francisco Peña, dentista, dientes, boca, bucodental, labios

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2019