Estar bien con EII (II)

Continuamos con algunos consejos para mejorar nuestro bienestar a pesar de vivir con crohn o con colitis ulcerosa. Puedes leer la primera parte aquí.

¿Realmente tengo que seguir tomando las pastillas?

Cuando se diagnostica una enfermedad inflamatoria intestinal, por lo general, se prescribe un tratamiento para controlar los síntomas. Una vez que te sientes mejor, puedes estar tentado a dejar de tomar tu medicación, pensando que no la necesitas. Mucha gente se harta de tener que tomar pastillas y prefiere prescindir de ese recordatorio diario de su condición. Otros se inquietan por los efectos secundarios de su medicación. Estas son preocupaciones comprensibles, pero muchos estudios han mostrado que la terapia de mantenimiento (seguir tomando la medicación aun cuando se está bien) realmente reduce la posibilidad de un brote. Por ejemplo, es lo que pasa con los aminosalicilatos, como la mesalazina, ya que son particularmente eficaces como terapia de mantenimiento para mantener a las personas con colitis ulcerosa en remisión. Estas medicinas actúan atenuando el proceso inflamatorio, por tanto permiten que el tejido dañado se cure. Los imunosupresores, como la azatioprina, también pueden ayudar a prevenir recaídas, tanto en crohn como en colitis ulcerosa.

El tomar la terapia de mantenimiento prescrita con regularidad puede suponer una menor probabilidad de necesitar otros tratamientos como los corticoides.

Además, hay algunas evidencias de que, para algunas personas con EII, los aminosalicilatos, como la mesalazina, pueden reducir ligeramente el riesgo de  cáncer de colón .

Si estás pensando en no seguir tomando la medicación que te han prescrito, lo mejor es que lo hables con tu médico o con tu unidad de EII.

¿Y si me olvido?

El prospecto de información para el paciente que viene con tu medicación debería decir qué hacer si se olvida tomar una pastilla. Si no puedes encontrarlo, pregúntaselo a tu  médico de atención primaria, el especialista o el personal de enfermería de la unidad de EII.

El no acordarse de tomar la medicación puede ser un problema para algunas personas, sobre todo cuando se encuentran bien.

Si esto te pasa, trata de hacerlo parte de tu rutina diaria. Por ejemplo, siempre puedes tomar tus pastillas a la hora de comer o directamente después de cepillar tus dientes. Estas son algunas algunas claves que podrían ayudar:

  • Almacena tus píldoras en una caja dosificadora, organizada en compartimentos.
  • Usa un teléfono móvil u ordenador para recordarte cuando debes tomar una una dosis. Hay varias aplicaciones disponibles con alarmas que puede ayudar a recordarlo.
  • Escribe una nota o deja una tarjeta de recordatorio al dorso de su puerta principal de casa que te recuerde llevar la medicación contigo cuando salgas.
  • Guarda un listado de toda la medicación que necesitas tomar durante la semana y cuándo debes tomarla.

Si tienes que tomar muchas píldoras al día, puedes hablar con tu su doctor sobre tomar dosis más altas menos a menudo. Actualmente, hay formatos de mesalazina para tomar una vez al día que se han visto que para colitis ulcerosa son tan eficaces como tomarlos dos veces al día en dosis más bajas.

¿Y los efectos secundarios?

La mayor parte de los medicamentos pueden tener efectos adversos y esto incluye los usados para tratar el crohn y la colitis ulcerosa. No todos tendrán efectos secundarios y pueden ser sólo temporales, pero algunos de ellos pueden resultar molestos. Las molestias también puede significar que con un medicamento diferente te va a ir mejor. Por lo tanto, si estás preocupado por los efectos secundarios o tienes cualquier otra preocupación acerca de tus tratamientos, consulta a tu médico de atención primaria, médico especialista o personal de enfermería de la unidad de EII. Necesitan saber si el tratamiento te está causando problemas y, si es así, pueden ver si hay una alternativa que puedas tomar.

Un plan de emergencia
La impredecibilidad de los brotes puede ser uno de los aspectos más problemáticos de la EII. Puede ayudar el planificar con tu médico o equipo especializado lo que hay que hacer cuando llega un brote. Esto podría incluir el ajustar tu medicación.

De esta forma, tener papel activo en tu atención médica también puede ayudarte a sentir que tienes un mayor control sobre la enfermedad.

Fuente: Crohn & Colitis UK

Tags:
mesalazina, corticoides, tratamiento, cáncer de colon, aminosalicilatos

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2019