Con colitis ulcerosa y de Erasmus

Manuel explica cómo recibió su tratamiento para la colitis ulcerosa en Italia durante su estancia Erasmus.

Estudiantes con crohn y colitis ulcerosa pueden recibir su tratamiento biológico en otros países de la UE. Manuel cuenta los pasos a seguir.

" Me llamo Manuel Martín Madera, tengo 23 años y nací en Oviedo, aunque mi lugar de residencia se sitúa en un pequeño pueblo llamado Ables, en el concejo de Llanera. Ahora me encuentro en Roma realizando el Erasmus de Prácticas postgrado, el cual terminaré a finales de enero, y como me encuentro bastante bien aquí he decidido continuar mis estudios con un master sobre Energías Renovables y Gestión de la Energía, también en Roma, por lo que seguiré aquí una temporada más. Fui diagnosticado de colitis ulcerosa cuando tenía 9 años, es decir, en el año 2003 y desde ese momento he alternado etapas de buen estado general con etapas de algún que otro brote, siendo el último en mayo de 2017, cuando ya me estaba planteando trasladarme al extranjero, debido a que había finalizado mis estudios de Ingeniería Forestal y del Medio Natural en la Universidad de Oviedo y no tenía claro mi futuro.

Aún con este contratiempo y viendo que mi estado general mejoraba poco a poco después del brote, decidí vivir esta experiencia en Roma. Me informe y solicité a través del SESPA la prestación en Roma a cargo de nuestra Seguridad Social del tratamiento infliximab que tengo prescrito cada 8 semanas: la solicitud tuve que acompañarla de informe médico actualizado (que incluía el tratamiento a seguir),  y documentación que acreditase las razones de la estancia fuera, en mi caso el Erasmus, soportado por documento de compromiso de la empresa italiana de las prácticas y documento de aceptación de la Universidad de Oviedo. También tuve que indicar en la solicitud el hospital donde iba a hacer el tratamiento, lo cual no fue complicado ya que la información me la facilitó ACCU España, por recomendación de la organización afín en Italia.

El SESPA gestionó la petición ante el INSS, y así conseguí la conformidad oficial, que se materializó en el denominado Formulario E-112 (utilizado en el ámbito de la UE) emitido por el INSS. Este documento es válido por 3 meses, y se puede renovar (ya estoy en mi primera prórroga) por períodos sucesivos de igual duración, previa solicitud justificada y documentada. En mi caso, contacté con el hospital italiano y lo presenté junto con mi informe médico, y fue suficiente. La primera vez que hice allí el tratamiento empleé más tiempo de lo normal, debido a que hay que pagar gastos de consulta y de analítica, con los que no contaba (y cuyo reembolso ya he pedido al INSS), y realizar algunos trámites previos, los cuales entonces me resultaron difíciles dado que aún no dominaba mucho el idioma. Me abrieron historia clínica a partir del informe del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), y todo fue bastante bien, pero tuve que esperar un poco para poder iniciar el tratamiento ya que no había puestos disponibles, lo cual puede ser normal toda vez que se trata de un hospital muy transitado y se trata de la capital. Las demás veces que realice este tratamiento allí, empleé menos tiempo, dado que ya conocía el procedimiento. Todo fue bien igualmente, y ya incluso pude interactuar un poco con el personal sanitario que me atendía dado que había aprendido a defenderme con el italiano, y puedo decir que es gente bastante agradable.

Tengo que señalar, porque así me lo hicieron saber al hacer mi primera solicitud en el SESPA, que no en todos los sitios se procede igual: en cada país, con el E-112 la prestación se da en las mismas condiciones que a sus ciudadanos, y en algunos lugares puede ser preciso pagar, en todo o en parte, la asistencia en el momento, aunque después se puede reclamar el reembolso al INSS de vuelta a España, debidamente documentada. También me indicaron que la cobertura tiene un límite, y es el coste de la prestación en España: el exceso, si lo hay, lo debe soportar el usuario  (en mi caso, el coste del tratamiento creo que es similar en ambos sistemas sanitarios).

Mi consejo para toda los jóvenes que quieran vivir una temporada en el extranjero, es que no tengan miedo, que con margen de tiempo se informen bien de cómo poder recibir asistencia sanitaria en el extranjero y los posibles inconvenientes, recurrir a la ACCU para solventar  dudas, y así, realizando todos los tramites e informando bien al personal sanitario una vez en el destino, podrán disfrutar de una experiencia como la que estoy viviendo yo, sin mayor problema."

Texto publicado originalmente en la revista Crónica #113 de marzo del 2018 disponible en el Área de socios.

Tags:
Crohn, Colitis Ulcerosa, tratamiento, HUCA, viajar, viajes, Erasmus, Italia, INSS, E-112, Europ, extranjero

Categorias:
Psicología

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2019