Médico

Actualmente no existe una cura para la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, pero el curso de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa se puede alterar por los tratamientos disponibles que han demostrado producir cambios a corto y largo plazo en la evolución de la enfermedad. El objetivo del tratamiento, por tanto, es controlar la actividad de la enfermedad, favorecer la remisión y ayudar a evitar las complicaciones.

Porcentaje de pacientes de EII por tratamiento. Fuente: Análisis Ernst & Young
Porcentaje de pacientes de EII por tratamiento. Fuente: Análisis Ernst & Young

Existe una amplia variedad de tratamientos disponibles e indicados según la gravedad del brote (leve, moderado o grave) que pueden ser ser usados por separado o, incluso, combinándose entre sí. Destacan, por orden de menor a mayor complejidad, los tratamientos farmacológicos convencionales, las terapias biológicas y la cirugía. Otros métodos más innovadores, como el trasplante de células madre, se emplean en un limitado número de pacientes cuando han fracasado todas las opciones previas de tratamiento.

  • Se puede utilizar antibióticos junto con otros tratamientos cuando se producen infecciones relacionadas con la EC. 
  • Los aminosalicilatos (5-ASA)  y los corticoides son con frecuencia el primer paso para controlar los síntomas al disminuir la inflamación.
  • Los inmunomoduladores se utilizan con frecuencia para ayudar a mantener la remisión de la enfermedad. Reducen la actividad del sistema inmune y son eficaces para mantener la remisión.
  • Los biológicos (Anti-TNF): están indicados en personas con enfermedad activa de moderada a grave que no han respondido bien al tratamiento convencional. Pueden ayudar a controlar los síntomas y mantener la remisión; también pueden ayudar en la curación de la mucosa. Los llamados  medicamentos biosimilares son han sido desarrollados para tener un alto grado de similud con un fármaco biológico de referencia. La Comisión Europea ha publicado en varios idiomas la guía Lo que debe saber sobre los medicamentos biosimilares.

Sin embargo, no hay dos enfermedades iguales entre los pacientes afectados por EII. Cada persona es diferente y a cada una le afecta de una manera distinta. Es por ello, que no hay un tratamiento común para todos los pacientes.

Es más, incluso cuando coincidas con otros pacientes a la hora de tomar los mismos medicamentos, la dosis que el médico te recete es solo para ti, al igual que los resultados que se consigan.

Texto revisado por Santiago García López. Responsable de la consulta monográfica de enfermedad inflamatoria intestinal. Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Webmaster | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2017