¿Qué dieta seguir con EII?

El objetivo de la dieta en la enfermedad inflamatoria intestinal es prevenir y tratar la desnutrición

El objetivo de la dieta en la enfermedad inflamatoria intestinal es prevenir y tratar la desnutrición, ya que no hay pruebas de que los alimentos desencadenen, alarguen o empeoren los brotes.

Las causas de la desnutrición son la mala asimilación de los nutrientes (sólo ocurre en el crohn porque el intestino delgado es el que tiene esta función), el aumento de los requerimientos de energía debido a la actividad infamatoria, la fiebre, los corticoides, etc., la disminución de la ingesta de alimentos (por miedo a que me siente mal o al dolor y por falta de apetito) y pérdida de proteínas y otros elementos en el tubo digestivo que se pierden por diarreas y sangrado provocado por la inflamación y úlceras en la mucosa.

 

La pregunta en cuanto alimentación que más preguntamos los enfermos es ¿qué podemos comer los enfermos de la EII?

Depende de cada EII, es decir, de cada paciente por lo que no podemos establecer unas pautas generales  a todos los pacientes, pero si unas recomendaciones.

 

Antes de nada, hay que diferenciar dos etapas:

 

  1. En remisión: Los consejos son las generales para la población, es decir seguir una dieta equilibrada, pero aún estando sin brote, puede haber diferentes alimentos que no nos sienten bien, depende de cada paciente, por lo que debemos probar la tolerancia de todos los alimentos, y esto se hace consumiendo alimentos que sabemos que nos sientan bien e introduciendo un alimento nuevo (sólo uno) durante 2-3 días. Si no vemos ningún cambio, podremos introducir ese alimento a nuestra dieta. Si nos produce diarrea, gases, etc., pasados 15 días volvemos a hacer la prueba, así nos cercioramos de que el que produce esas molestias es ese alimento.

 

  1. En brote: en la cual, debido a inflamación y a los diversos síntomas padecidos como diarrea, vómitos, etc., tenemos que controlar la alimentación para evitar acrecentar esos síntomas.

 

  • Brote severo. Controlar toda la fibra, eliminar las grasas saturadas y el azúcar. Comprobar la tolerancia a la lactosa. El modo de cocción debe ser cocido o en papillote.

 

  • Brote moderado.  Después de haber tolerado la dieta del brote severo podemos intentar introducir alimentos con algo más de grasa ( como el cerdo), alimentos mas azucarados (como zumo de manzana colado) y el modo de cocción puede ser a la plancha, al horno o a la parrilla.

 

  • Brote leve.  Después de haber tolerado la dieta del brote severo podemos introducir alimentos con fibra soluble, poca fibra insoluble y residuos, es decir, podemos introducir legumbres tamizadas y verduras en puré.
    Dieta controlada en grasas transformadas (bollería, pastelería, precocinados comerciales). Y el modo de cocción, a parte de las anteriores, puede haber guisos y estofados suaves.

Autora : Andrea Murias. Técnica Superior en Nutrición.

Texto publicado originalmente en la revista Crónica #109 de enero del 2017 disponible en el Área de socios.

Tags:
brote, remisión, dieta, Nutrición, fibra, azúcar, lactosa, grasa

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Webmaster | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2018